viernes, 18 de noviembre de 2011

     ¿Como podría imaginar lo que sería mi futuro?  Todo lo que giraba alrededor mío era todo un misterio para mí. De camino a la escuela observando el paisaje, el sol brillante, sintiendo el aire fresco, hasta llegar a mi realidad. Soy Ian y tengo 14 años. Vivo en Springfield en algún lugar de, solo Dios sabe dónde, rodeado de niños comunes y de gente común. Ese día a solo una semana de cumplir mis 15 años tuve una experiencia única. Comenzaba una mañana de aparente normalidad, pero no fue del todo así.

 

_¡Oye! ¡Ian!

Busqué a tan familiar voz llamándome, era mi amigo Sean.

 

 _ Vamos en la tarde al mall, quiero ver el nuevo video juego que llegó.

_ Ok, te acompaño, recuerda ir a casa para el proyecto de ciencias, hay que entregar el proyecto lo más pronto posible.

_ Escuche de Carlos decir que ellos estaban inventando con cohetes, jajaja, no me imagino que alocada cosa se les habrá ocurrido.

_ Jajaja, diantre sí, recuerdas el año pasado que trajeron una bomba química para el volcán, jajaja.

_Jajajajaa, hay, ay, ay. Se pasaron esos dos y como se llenó el salón de esa peste jajaja.

_¡Sí!.

 

Comenzaba a sentirme un poco mal, me sentía mareado y un cambio repentino de temperatura corporal. No le dí importancia en ese entonces y continúe el día como si nada.

 

Terminado el día de clases, salimos Carlos y yo al mall, a ver el famosísimo video juego nuevo. El había esperando con ansias la llegada de dicho juego, no hablaba de otra cosa, solo del dichoso juego. De camino al mall hicimos una parada para comer unos hotdogs, miramos unas tennis que habían en exhibición, miramos unas chicas mirando ropa dentro de una tienda, hasta que por fin llegamos a la tienda de video juegos.

 

_¡Wowww! ¡Esto esta terrible!, ¡miralo!_ nifffffff, que aroma a nuevo.

 

Parecía demente, casi me avergoncé. Lo miraba y no podía creer que mi mejor amigo se comportara como un bebé.

_ ¡ Ian, mira esas gráficas, no te parece hermoso!_ Casi llorando expresa su alegría por el nuevo video juego.

_ Si las veo, no entiendo tu alegría pero se ve prometedor el juego. Tiene un parecido a Warcraft. ¿ Será mejor que Warcraft?

_ Naaa, como Warcraft ninguno, podrán haber cuchucientos juegos, pero ninguno que lo supere._ Con ese argumento solo asentí con la cabeza la verdad del juego.

 

Despúes de una hora y media de andar para arriba y para abajo en el mall, nos dirijimos a la fuente para mirar a las chicas subir y bajar. Solo alimentando la púpila.

 

_ Ian, que tal si existieran criaturas como en los videos juegos, criaturas como los draeneis, o los elfos, o algo asi.

 

_jajaja, diantre tienes la imaginación volada._ Ough!

_¿ Que te sucede?

_ Sentí un fuerte dolor en el estomago.

 

Carlos me miro muy asombrado, pues nunca me había enfermado de nada, hasta donde yo recordaba. Comencé a sentirme mareado otra vez y ese escalofrío en el cuerpo.

 

_ Ian, creo que será mejor que regresemos, pues estas algo pálido.

_ No, ya me siento mejor, fue pasajero.

_ Pero aun así, vamos, hay que completar lo que nos falta del proyecto.

_ Está bien, vámonos.

 

Me sentí como un idiota, preocupe a mi mejor amigo innecesariamente. De camino a casa pensaba lo extraño que fue lo que sentí. Me daba vueltas en la cabeza una sola pregunta, ¿ qué habrá sido eso? De vez en cuando podía coger a Carlos mirarme preocupado. Pero siempre lo distraía con alguna que otra broma. Pero al final terminaba poniendose serio con cara de angustia…


                                                                                                                                          CONTINUARÁ...


Tags: ficción, amor, destino

Publicado por Sethy77 @ 14:39
Comentarios (0)
Comentarios